Un anticonceptivo puede ser excelente en teoría pero no en la práctica

Ese ha sido el caso del condón. Se conoce desde hace miles de años: se cree que los antiguos egipcios usaban condones de lino. Los de látex se crearon en EE.UU. en 1919 y los de poliuretano se comenzaron a vender en ese país en 1994. Los productores han sido muy creativos con su diseño y mercadotecnia, intentando hacerlo más atractivo para uso frecuente (óptimamente en cada relación sexual).

 

Tiene un alto nivel de confiabilidad, si se usa correctamente, es barato y fácil de conseguir, pero la gente, aún aquélla que sinceramente desea usar anticonceptivos, no los usa siempre. También puede romperse. En ese caso, siempre y cuando uno se dé cuenta, la mujer puede tomar una pastilla “del día después”, aunque las pastillas son relativamente nuevas y no tan fáciles de conseguir en algunos países.

 

Debido a que el condón protege contra enfermedades venéreas, cosa que muchos otros tipos de anticonceptivos no hace, la Fundación Gates lanzó una convocatoria para crear un condón que la gente realmente quisiera usar. Les pongo el enlace a un artículo que habla sobre uno de los condones de “nueva generación” que se crearon gracias a esta convocatoria: http://www.semana.com/vida-moderna/articulo/el-cauchito-reinventa/341416-3

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Anticonceptivos

¡Hola! ¡Tus comentarios son bienvenidos!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s