Los hombres las prefieren… con curvas

Image

A groso modo, los cuerpos femeninos se dividen en cuatro tipos: reloj de arena u número ocho, donde el ancho del busto y de la cadera son similares y la cintura es más angosta; pera o pirámide, donde la cadera es ancha, la cintura angosta y el busto es chico; manzana, cuando la grasa tiende a acumularse en la cintura; y banana, periódico o regla, cuando la cadera es angosta, casi tanto como la cintura y el busto también es pequeño. En el tipo de cuerpo más atractivo, que puede ser tipo reloj de arena o pera, la relación entre el ancho del busto y/o cadera y la cintura es de aproximadamente 0.7. Por ejemplo, si alguien tiene 100 cm de cadera, la cintura debe medir 70 cm.

 

Varios estudios han demostrado que los hombres sienten más atracción física por mujeres curvilíneas, específicamente con un cuerpo tipo “reloj de arena” y “pera”. Esta preferencia se puede observar en la respuesta del cerebro, medida con resonancia magnética funcional. Cuando los hombres ven mujeres con una relación cintura-cadera óptima, se activan los centros del cerebro relacionados al sistema de recompensa y de toma de decisiones, que también se activan con el consumo de drogas. Ya que los tipos de cuerpo preferidos por los hombres de diferentes culturas son muy parecidos y no han variado a través del tiempo, se cree que esta preferencia tiene una base biológica. Esto implicaría que la relación cintura-cadera trae ventajas evolutivas, ya sea de salud o reproductivas.

 

La relación cintura-cadera no debe ser muy grande, pero tampoco puede ser muy pequeña. Una cadera demasiado angosta está relacionada con problemas al parto y además, las mujeres muy delgadas pueden tener más problemas para embarazarse, mantener el embarazo o dar a luz a un hijo saludable. Las mujeres que tenían un peso muy bajo antes de embarazarse y que no subieron de peso durante el embarazo tienen un alto riesgo de tener un hijo con bajo peso al nacimiento, lo cual puede tener consecuencias negativas, de por vida, para la salud de ese bebé. Además, algunas mujeres excesivamente delgadas dejan de tener ciclos menstruales, con lo cual su fertilidad se pierde.

 

Por el otro lado, una mujer obesa, con cuerpo tipo manzana, aun cuando tuviera una cadera lo suficientemente ancha para que el parto de un bebé de tamaño normal fuera relativamente sencillo, podría tener bebés más pesados y grandes que una mujer con peso normal. Hay estudios que muestran que la obesidad previa al embarazo está ligada a un tamaño al nacimiento excesivo, el cual puede provocar problemas al parto, y a una baja puntuación de APGAR, que puede indicar un estado de salud deficiente del bebé. La obesidad también está relacionada al desarrollo de diabetes gestacional, uso de cesárea en lugar de parto y obesidad postparto.

 

La relación cintura-cadera está relacionada con las hormonas sexuales y tiende a ser más alta conforme avanza la edad, así una relación baja puede ser una señal de juventud. Curiosamente, no tiene mucho que ver con el índice de masa corporal (IMC). Una mujer con un IMC alto, si tiene una relación cintura-cadera baja, es considerada como más atractiva que una mujer con IMC normal o bajo que tenga una relación cintura-cadera alta. O sea, una “pera” gordita es más atractiva que un “plátano” o “regla”.

 

Las mujeres han acentuado o modificado su apariencia para acercarse al ideal desde hace muchos años. Los corsés y las crinolinas ayudaban a crear la ilusión de una cintura pequeña, desde la edad media hasta principios del siglo veinte y luego nuevamente en los años 50. Hace poco, Salma Hayek develó en una entrevista su secreto para lograr lo mismo: usar hombreras. Y muchas mujeres acuden a la cirugía plástica para lograr tener ese cuerpo.

 

Las protagonistas de dibujos animados también tienen esa figura, como se puede ver en la imagen. Desde Ariel la sirenita hasta Pocahontas, pasando por Blanca Nieves y la Cenicienta, todas muestran ese tipo de cuerpo. A Jessica Rabbit le dibujaron una cintura mínima (de hecho mucho más que lo necesario, porque su relación cadera-cintura es de sólo 0.40). Algunas estrellas también presumían ese tipo de cuerpo, como Madonna en sus años mozos y Marilyn Monroe.

 

Realmente lo raro, evolutiva y biológicamente hablando, es considerar como atractivo al cuerpo de modelos de pasarelas, que tienen un bajo IMC y una baja relación cintura-cadera. Actualmente, esto se ha extendido a actrices y otras personalidades, incluyendo miembros de la realeza. En la imagen están como muestra de mujeres con cuerpo tipo “regla” Audrey Tautou (a la izquierda, en blanco), LeAnn Rimes (al centro) y Meghan Fox (a la derecha).

 

Sin embargo, esta tendencia ha hecho que las mujeres intenten tener un cuerpo más delgado que el que realmente desean los hombres. Las consecuencias de salud física y emocional para muchas han sido terribles. Hay campañas, tanto de compañías privadas como gubernamentales, intentando revertir esta tendencia, pero es necesario que las mujeres se la crean y que se apoyen mutuamente.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Sexualidad

¡Hola! ¡Tus comentarios son bienvenidos!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s