¿Bebé llama a bebé?

Uno de los factores de riesgo para infertilidad en la mujer es la edad, por lo que se pensaría es que si una mujer tuvo dificultades para concebir, digamos a los 34 años,  le sería mucho más difícil a los 36 o 37 años que volviera a intentarlo.

Imagen 

 

 

Sin embargo, información recabada por los Centros para el Control de Enfermedades de EE.UU. muestra que la subfertilidad y la infertilidad sí están relacionadas a la edad, pero sólo en mujeres que no han tenido hijos. Cuando estudiaron a mujeres sin hijos, el porcentaje de mujeres subfértiles o infértiles era mayor a los 40-44 años de edad que a los 25-29. Pero en las mujeres con un hijo o más, el porcentaje en vez de subir, bajó. En cierta forma, esto sugiere que el tener un hijo aumenta la posibilidad de que las mujeres puedan quedar embarazadas, aún a una edad que se consideraría tardía para fines reproductivos. Estos datos consideran la población en general, no sólo mujeres que están llevando o que llevaron un tratamiento.

 

Recientemente se estudió en Australia a mujeres que acababan de tener su primer hijo. Se deseaba ver qué porcentaje de ellas se embarazó por segunda vez, sin tratamiento, dentro de los dos años siguientes al nacimiento del primero. El grupo fue de 198 mujeres que habían concebido su primer hijo de manera espontánea (sin tratamiento) y 142 que habían requerido tratamiento de reproducción asistida. 40% de las mujeres que no habían usado tratamiento en su primer embarazo y 33% de las que habían pasado por tratamiento volvió a embarazarse en esos dos años. No todas lo buscaban o esperaban: fue sorpresivo para 24% de las mujeres que no requirió tratamiento y 61% de las que sí requirieron tratamiento. Uno podría suponer que si el primer embarazo fue difícil de lograr para las mujeres que habían recibido tratamiento de reproducción asistida, ellas pudieron considerar que el segundo sería igualmente difícil de lograr y no utilizaron anticonceptivos o no se cuidaron tanto. Muchas de ellas habían usado técnicas de reproducción asistida por infertilidad idiopática (sin explicación).

 

En Israel se realizó un estudio similar, tomando como base precisamente que después de pasar por tratamientos de fertilidad y haber tenido un hijo, un número importante de parejas logra un segundo embarazo sin necesidad de tratamiento. En este estudio, esto sucedió con 21% de las parejas. Los investigadores lo atribuyeron a que tal vez se está usando reproducción asistida muy pronto, especialmente en lugares donde la pareja corre con un bajo porcentaje de los gastos. Se realizó otro estudio en Inglaterra, en un centro donde no se cobra, pero que tiene un tiempo de espera de hasta 4 años. De las parejas que esperaban, 17.8% logró un embarazo sin tratamiento en menos de un año. En el estudio sugieren que deberían poner 18 meses de espera, lo cual permitiría que las parejas que iban a concebir de manera espontánea lo hagan, sin que las parejas de mayor edad (más de 35 años) que sí tengan sub o infertilidad, tengan que esperar demasiado ya que el tiempo es muy valioso para ese grupo.

 

Otro estudio, en Irlanda, agrupó a las parejas según el tipo de infertilidad que presentaban. A nivel general, tuvieron resultados parecidos a los de Israel : 20% de embarazos espontáneos después haber tenido un hijo mediante técnicas de reproducción asistida. Las mujeres que tenían más posibilidades de embarazarse espontáneamente eran menores a los 35 años (lo cual sería contrario a lo que reportó el Centro de Control de Enfermedades para la población general), tenían endometriosis o no se encontró una causa para la infertilidad. Las parejas que sólo habían usado FIV tuvieron más posibilidades de un segundo embarazo sin tratamientos, que las que habían usado ICSI. (FIV: fertilización in vitro – un ovocito se pone en una caja de Petri, se agregan espermatozoides, y se ponen en condiciones adecuadas para que un espermatozoide penetre al ovocito. ICSI: se elige un espermatozoide y se “inyecta” dentro del ovocito. Generalmente se recomienda en casos difíciles o si la calidad de los espermatozoides es muy baja).

 

Hay varias teorías sobre por qué, después de tener que realizar tratamientos, muchos de ellos invasivos, para poder embarazarse la primera vez, la segunda vez se pueda lograr incluso sin tratamiento alguno. Una es que las mujeres con hijos tengan un estilo de vida más sano y no fumen, por ejemplo; o que si tenían alguna enfermedad de transmisión sexual, ésta haya sido detectada y tratada con medicamentos. Lo mismo sucedería con endometriosis, ya que se ha visto que el embarazo disminuye la severidad de la enfermedad. En los estudios que nombro arriba, una posible explicación es que se recomiende a las parejas usar técnicas de reproducción asistida antes de que sea realmente necesario, es decir, que la pareja no era realmente infértil cuando se sometió a los tratamientos para lograr el primer embarazo. Otra posibilidad es que el nivel de estrés baje después de haber tenido un hijo.  Varios estudios han mostrado que mientras más alto sea el nivel de estrés en la pareja, menor es la posibilidad de lograr un embarazo exitoso. Esto sería más relevante cuando la causa de la infertilidad es incierta, como en el caso de algunos de los estudios sobre los que comenté arriba.

 

¿Conoces a alguien que haya vivido esta experiencia? ¿O que al contrario, no haya podido embarazarse o haya requerido muchos tratamientos con técnicas de reproducción asistida?

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Embarazo, Fertilizacion

¡Hola! ¡Tus comentarios son bienvenidos!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s