La cesárea innecesaria

La cesárea es una cirugía mayor que permite que un bebé sea sacado del vientre materno cuando por razones médicas es imposible o demasiado riesgoso que salga por la vagina. Es una cirugía que ciertamente salva vidas. Pero se ha abusado de su uso y se ha minimizado su carácter quirúrgico. Se habla como un tipo de parto, cuando en realidad deja de ser parto para pasar a ser cirugía.

Un problema para evitar que se realicen cesáreas innecesarias es que existe muy poco conocimiento a nivel general sobre las posibles complicaciones, sobre los cuidados extras que se requieren después de una cesárea en comparación a un parto y, además, a muchas mujeres se les asusta para que acepten una cesárea cuando ellas esperaban un parto. Es muy importante que las mujeres conozcan cuáles son las razones válidas para realizar una cesárea, además de cuáles son los riesgos que conlleva.

El Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos y la Sociedad para Medicina Materno-Fetal acaba de publicar los lineamientos para cuidado obstétrico, específicamente en relación a cesáreas. Una de las razones que dan para publicar estos lineamientos es que, en 2011, a una de cada tres mujeres en EEUU se le practicó una cesárea, sin que haya evidencia de problemas de salud que respalden el rápido incremento que se observa entre 1996 y 2011. En Brasil, que llegó a ser el lugar con mayor tasa de cesáreas en el mundo, fue de 52.3% en 2010 y en México, 45.2% de los nacimientos fueron por medio de una cesárea en 2012. La Organización Mundial de la Salud considera que un nivel razonable, tomando en cuenta todas las posibles causas, es de 15%, las normativas nacionales mexicanas consideran un 20%. 

El intentar controlar el número de cesáreas innecesarias (o electivas) no es ninguna cuestión “hippie” ni de ser extremadamente “naturalista”. Las cesáreas incrementan el riesgo a la salud de la madre. Por ejemplo, la mortandad materna es de 3.6 mujeres por cada 100,000 partos, pero de 13.3 mujeres por cada 100,000 cesáreas. Es decir, tener una cesárea en lugar de un parto eleva la posibilidad de morir 3.7 veces. Una complicación que puede presentarse al nacimiento es una embolia por líquido amniótico, en la cual parte del líquido amniótico pasa a la corriente sanguínea de la madre y que puede ocasionar que los pulmones se colapsen y paro cardiaco entre otras. Este tipo de embolia se presenta en hasta 7.7 mujeres por cada 100,000 partos, y en 15.8 mujeres por cada 100,000 cesáreas, o sea que el riesgo es doble.

En el caso del nacimiento de gemelos, se estudió una tasa global de morbilidad y mortalidad severas, que incluye muerte, sangrado severo postparto, lesiones al tracto genital, dehisciencia de heridas (heridas que no sanan o cuyas capas se separan o que se abren; es una condición médica seria), infección de heridas e infección sistémica. En partos, existe un riesgo de sufrir alguna de estas consecuencias de 8.6%, mientras que se eleva a 9.2% en cesáreas. 

En nacimientos de un bebé único, la tasa de mortandad y morbilidad incluyó muerte, hemorragia que requiera histerectomía o transfusión sanguínea, ruptura del útero, complicaciones como consecuencia de la anestesia, paro cardiaco, infección mayor, dehisciencia e infección de heridas, insuficiencia renal aguda, etc. En nacimientos por parto este riesgo es del 0.9%, pero se eleva a 2.7% en cesáreas. 

Una cesárea puede complicar embarazos futuros. Por ejemplo, se eleva el riesgo de placenta previa (cuando la placenta obstruye la salida del bebé). También se eleva la posibilidad de requerir una cesárea en un futuro nacimiento. Los bebés nacidos por cesárea tienen mayores probabilidades de necesitar permanecer en cuidados intensivos tras su nacimiento, así como de morir y tener otras complicaciones, muchas de ella a largo plazo, sobre todo si la cesárea es programada y el bebé no llega a término.

El riesgo a la madre y al hijo dado por las cesáreas innecesarias hace que sea crucial determinar por qué se están realizando y de qué otra forma se debe lidiar con esas situaciones, para disminuir el riesgo de complicaciones y muerte. Dado que este tema es muy importante, voy a escribir un par de textos sobre las causas que han sido nombradas para cada etapa del parto y qué alternativas existen, en lugar de nombrarlos de paso y sin profundizar. 

La cesárea que es más fácil de detectar y evitar es la que es planeada por razones triviales (querer que un bebé tenga un signo astrológico específico, que nazca antes o después de equis acontecimiento, para no pujar porque cuentan que es una etapa horrible, etc.). Y es muy importante que las mujeres mismas y sus parejas y familiares entiendan que la cesárea no es “una forma más” de parto, sino una cirugía mayor, que puede llevar a complicaciones severas.

 

Imagen

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Parto y cesarea

¡Hola! ¡Tus comentarios son bienvenidos!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s