Embarazos en adolescentes – ¿cómo evitarlos?

Una preocupante proporción (41%) de embarazos a nivel mundial no son planeados ni deseados. Sé que muchos estarán pensando ahorita ¿qué quiero decir con esto? Todos los niños son una bendición y deben ser aceptados y amados. Pero precisamente considerando que todos los niños deben ser aceptados y amados es que hay que comenzar a preocuparse por su bienestar desde antes de concebirlos.

Los padres deben estar preparados psicológica, social y económicamente para recibir a un hijo. Además, deben asegurarse que la salud del bebé sea la mejor posible. Antes de que se produzca el embarazo, los padres deben tomar ciertas precauciones, tales como dejar de fumar y de estar en lugares llenos de humo; la mujer, además, debe tomar multivitaminas, especialmente ácido fólico para prevenir espina bífida u otros trastornos del tubo neural. Ella debe dejar de consumir, o minimizar el consumo, de alcohol y cafeína. También debe revisar qué medicamentos para padecimientos crónicos debe seguir tomando o si debe modificar alguno. Y varias cosas más, incluyendo que los embarazos no sean muy cercanos entre sí; lo óptimo es que se dejen pasar unos 15 meses o más entre un parto y el embarazo siguiente. Dado que la mujer muchas veces no se entera que está embarazada sino hasta pasado un mes o más, estos cambios y precauciones deben tomarse desde el momento en que un embarazo es posible. Siendo realistas, esto sólo se logra si uno planea cuándo se desea lograr un embarazo. A nivel mundial, se calcula que 358,000 mujeres y 3 millones de bebés recién nacidos mueren cada año por complicaciones durante el embarazo o el parto. Muchas de estas complicaciones se evitarían si el embarazo es planeado y si la mujer es evaluada por un médico de manera previa al mismo, para detectar posibles problemas de salud que podrían causar complicaciones.

La situación con chicas adolescentes es aún más delicada, porque sus cuerpos todavía no están lo suficientemente maduros como para sostener un embarazo saludable sin que sus cuerpos lo resientan. No tienen tampoco la madurez emocional ni cognitiva para un embarazo y la crianza de un hijo. Y pueden sufrir consecuencias sociales y económicas serias y duraderas. A nivel mundial, se considera que alrededor de 16 millones de jovencitas (entre 15 y 19 años) dan a luz cada año. De ellas, unas 70,000 mueren a consecuencia de complicaciones, y alrededor de 2 millones de chicas desarrollarán un padecimiento crónico o tendrán una discapacidad a consecuencia de ese embarazo.

Y ¿qué se puede hacer? Una gran parte de los padres de adolescentes prefiere pensar que sus hijas practicarán la abstinencia y esperarán a casarse para tener relaciones sexuales. Otros, además de eso no quieren hablar al respecto con sus hijas ni desean que alguien más les hable sobre control natal. Si los padres se muestran muy intransigentes y reacios a hablar sobre esto con sus hijas, o si tanto en la escuela como en la casa sólo se habla sobre abstinencia y de los castigos que conlleva el tener una vida sexual activa, es probable que esas hijas sencillamente eviten hablar con ellos o sus maestros sobre su vida sexual.

Sin embargo, los hechos demuestran que el hablar sólo de abstinencia y negarse a hablar sobre salud sexual no impide que las adolescentes tengan una vida sexual activa. Y sí están en mayor peligro de tener un embarazo no deseado o planeado, o incluso de padecer enfermedades de transmisión sexual, por falta de conocimiento sobre anticonceptivos y protección contra enfermedades venéreas. Hay también que recordar que el hablar con las adolescentes sobre salud sexual no las estimula ni las obliga a tener una vida sexual activa. En Estados Unidos, los estados en los cuales sólo se enfatiza la abstinencia, considerándosele la única forma de evitar embarazos y enfermedades venéreas, son también los estados con las tasas más altas de embarazos no deseados en adolescentes.

Obviamente existen situaciones en las cuales las chicas se sienten obligadas a tener relaciones sexuales y se requiere apoyo para que estas chicas se sientan amadas y seguras sin depender de la persona que las está presionando para tener relaciones sexuales. Pero habrá otras chicas que deseen tener relaciones sexuales y que lo hagan por su propia voluntad. En ambos casos se requiere  una educación sexual lo más completa posible, y acceso a métodos anticonceptivos seguros.

La Academia Estadounidense de Pediatras recomendó esta semana que las chicas adolescentes usen el dispositivo intrauterino (DIU) o implantes anticonceptivos para evitar embarazos no deseados. Estos métodos ya habían sido recomendados por el Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos desde hace un par de años. Los médicos también han visto que, cuando a una chica se le presentan todas las opciones y se le informa sobre los pros y contras de cada uno, una gran mayoría (72%) elije anticonceptivos de larga duración como el DIU o los implantes, que duran entre 3 y 5 años.

En la ciudad de San Luis, Missouri, se comenzó un programa piloto en 2007, en el cual se ofrecieron anticonceptivos gratis a adolescentes. Podían elegir entre pastillas, DIU o cualquier otro método aprobado por la FDA. A la fecha, han participado más de 9,000 chicas. Muchísimas de ellas eligieron métodos de larga duración como el DIU o implantes, que tienden a ser más efectivos porque no dependen de que la persona sea constante en su uso, como es el caso de las pastillas, que deben tomarse diario a la misma hora. Hoy en día, las chicas que participaron en el programa tienen tasas de embarazo, aborto y partos más bajos que el resto del país. En Colorado han visto la misma respuesta: los embarazos en adolescentes se redujeron en un 40% a partir de que se inició un programa para ofrecer el DIU de forma gratuita.

Quisiera animar a los padres que no desean hablar con sus hijas adolescentes sobre anticonceptivos a que lo hagan, y que permitan que hablen con médicos sobre salud sexual. Hablar sobre ello no impide que sigan enfatizando sus deseos de que sus hijas se abstengan de tener relaciones sexuales hasta el matrimonio, pero se aseguran de que sus hijas sepan cómo protegerse en caso que decidan sí tener una vida sexual activa.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

¡Hola! ¡Tus comentarios son bienvenidos!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s