¿Nos debemos olvidar del plástico?

Se estima que alrededor de 25% de las parejas que desean concebir un hijo no lo logran en el plazo de un año, pese a no estar utilizando ningún método anticonceptivo. Dentro de las posibles causas, uno de los factores sospechosos son los compuestos disruptores endócrinos. Estos compuestos interfieren con la acción de las hormonas esteroideas, incluyendo hormonas cruciales para el buen funcionamiento del sistema reproductor tanto en mujeres como en hombres, así como en animales silvestres.

Hay más de 500 disruptores endócrinos descubiertos hasta la fecha. Incluyen fitoestrógenos como la genisteína, que se encuentra en la soya entre otras plantas; plaguicidas o insecticidas como la atrazina y el DDT; algunos refrigerantes y lubricantes, principalmente policloruros de bifenilo; ptalatos, que se usan como “plastificadores” que brindan flexibilidad y durabilidad a los plásticos duros; y bisfenoles, como el bisfenol A y bisfenol S (BPA, BPS), que se encuentran igualmente en plásticos y otros empaques, como latas, donde se usa como recubrimiento.

Para la mayoría de la gente viviendo en una ciudad y con trabajos de oficina, el riesgo mayor lo representan los plásticos y latas. Además de platos, recipientes de alimentos congelados, cucharas, mamilas, chupones, juguetes, ropa, etc. Es alarmante en el sentido de que muchísimos estudios (casi todos en roedores, vale la pena aclarar) muestran que el daño que producen los ptalatos y los bisfenoles puede ser transmitido a varias generaciones, incluso si la exposición a ellos se da en útero. Dicho de otra forma, un feto cuya madre tiene contacto con bisfenoles puede posteriormente tener hijos que sean afectados por los bisfenoles. El otro problema es que no hay forma realista de evitar los plásticos, a menos de renunciar por completo a la vida moderna. BPA, por ejemplo, se ha encontrado hasta en la leche materna. Y no sirve de mucho usar plásticos libres de BPA, porque tendrán algo más que posiblemente no haya sido evaluado exhaustivamente. Finalmente los ptalatos y los bisfenoles son necesarios para poder usar el plástico como lo usamos, así que hasta que haya una sustancia que los reemplace, se estarán utilizando de una forma u otra. ¡Ah! Y además hay que tomar en cuenta que hay más filtración de bisfenol o ptalatos a los alimentos o bebidas cuando están expuestos a altas o bajas temperaturas.

En las técnicas de reproducción asistida y en general en la salud humana, se usan plásticos en prácticamente todos lados. Sangre, guardada en bolsas de plástico. Mascarillas de oxígeno, tuberías para el oxígeno, tubos para suero o sangre… la lista es verdaderamente interminable. Los espermatozoides, ovocitos y embriones se cultivan, procesan, guardan, en plástico. Y se congelan a -186 grados centígrados, en plástico. Nada se salva, pues.

El efecto en reproducción no está bien establecido todavía. En roedores se ha visto que el número de espermatozoides por eyaculado ha bajado y también la fertilidad en hembras. En humanos se ha visto que en naciones industrializadas (que es donde hay mayor exposición a plásticos y compuestos disruptores endócrinos) el número de espermatozoides por eyaculado ha disminuido a la mitad en los últimos 50 años. Actualmente se cree que hasta un 10% de los hombres en Dinamarca están en un nivel de infertilidad en cuanto al número de espermatozoides por eyaculado, y hasta un 30% en el nivel de subfertilidad. Se están detectando más cánceres testiculares. La fertilidad en mujeres parece estar disminuyendo, inclusive en mujeres jóvenes. Por otra parte, la pubertad se está adelantando: tanto la edad a la primera menstruación, desarrollo de senos y precocidad sexual. Por si fuera poco, algunos estudios también están mostrando vínculos entre la exposición a BPA y un coeficiente intelectual menor, problemas de aprendizaje, etc.

Hay que recordar que una asociación entre dos cosas no implica que una cosa cause la otra. Por otra parte, es muy difícil demostrar una causalidad definitiva con base en estudios poblacionales , porque hay muchísimos otros factores en juego. Por ejemplo, en relación a ptalatos y bisfenoles, las comunidades donde hay mayor exposición a ambos, también tienen mayor exposición a contaminación ambiental, se usan más los celulares, se vive cerca de carreteras, ruido, alimentos procesados en general, y una larga lista más de posibles culpables de mil problemas.

Con base en los resultados de múltiples estudios, el Programa Nacional de Toxicología en EEUU desea profundizar en ciertas áreas, esto es, darán preferencia para otorgar donativos a estudios que se enfoquen en ver si el BPA, en los niveles de exposición comunes en poblaciones humanas, tiene efectos en el cerebro, comportamiento y la próstata en fetos, bebés y niños. En menor grado (porque hay menor posibilidad de que realmente haya una causalidad), desean que se estudien los efectos en la glándula mamaria. El tercer rubro en nivel de importancia sería evaluar problemas durante el embarazo o parto (mortalidad, bajo peso al nacimiento), o defectos de nacimiento, así como efectos reproductivos. Así que el consenso parece ser que los problemas reproductivos muy probablemente no sean causados por bisfenoles. En cuanto a los ptalatos, hay evidencia de que, en roedores, puede afectar el desarrollo del sistema reproductivo masculino y de otros órganos, cuando los fetos tienen contacto con ptalatos; también se ha visto que afectan la calidad espermática y la producción de hormonas masculinas. Pero se cree al nivel de exposición en humanos es dudoso que produzca problemas, aunque esto es pura especulación actualmente, ya que no se han realizado estudios en humanos hasta la fecha. Se considera que se requieren más estudios sobre el tema y también evaluar el nivel de exposición real en humanos, incluyendo bebés y niños pequeños.

Así que todavía no hay evidencia sólida sobre si es peligroso el contacto normal del humano con ptalatos y bisfenoles. Pero algunos estudios sí muestran la posibilidad de que causen problemas y que éstos no sean obvios en los hijos sino en los nietos de la persona que tuvo contacto directo con bisfenoles o ptalatos. La pregunta del siglo es si uno debe o no preocuparse y en su caso, qué debe hacer para minimizar su contacto con bisfenoles y ptalatos. Me ha tocado hablar con gente que trabaja laboratorios donde investigan esto y me decían que hay de todo: desde la gente que intenta nunca tener contacto con ellos, hasta los que dicen que es imposible y por lo tanto prefieren no preocuparse por ello.

Las medidas recomendadas para disminuir el contacto con los ptalatos y bisfenoles se enfocan en el medio de contacto más peligroso, que es mediante los alimentos, y son: Come preferentemente comida fresca y evita la procesada, especialmente la que viene en latas o empaques plásticos. Evita comer fuera, porque los restaurantes, especialmente los de comida rápida, usan más alimentos pre-preparados que lo que hace uno en casa. Si comes fuera, hazlo en restaurantes de comida casera, donde sepas que usan ingredientes frescos. No guardes alimentos y bebidas en recipientes plásticos; usa vidrio o acero inoxidable. No calientes en microondas alimentos en recipientes de plástico; usa vidrio o cerámica. No prepares el café en cafeteras “modernas” que casi todas tienen partes plásticas, sino en “antiguas” como la prensa francesa de vidrio o cafeteras italianas de acero inoxidable. Cambia los recipientes de plástico por vidrio, especialmente si estarán expuestos a temperaturas extremas o al sol (incluyendo el termo de agua que llevas en la bici, el termo con café, etc.).

¿Te preocupa el contacto con plásticos? ¿Haces algo ya por evitarlo, o piensas hacerlo? ¿Qué otro tipo de material te preocupa en este sentido?

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

¡Hola! ¡Tus comentarios son bienvenidos!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s