El Frankenstein moderno

Mary Shelley, además de enriquecer la literatura del horror, creó la idea de que la ciencia puede ser tremendamente dañina. El monstruo de Frankenstein, creado con la mejor intención y ciencia avanzada, termina siendo un asesino triste.

An 8-cell embryo. Picture taken by Dr. Maineke, Hanover, Germany.

Las técnicas de reproducción asistida son recibidas muchas veces con el mismo recelo con el que recibiríamos al monstruo de Frankenstein. Especialmente cuando se trata de “jugar” con los genes y peor, añadir a una tercera persona en la mezcla. Estoy pensando específicamente en dos situaciones: una, cuando se hace trasplante de mitocondrias durante la fecundación in vitro y dos, cuando se trasplantan órganos completos.

Las mitocondrias son los organelos que producen energía en las células. Además, las mitocondrias tienen material genético; menos que el que está en el núcleo y no tiene impacto en la apariencia de la persona. Y se heredan sólo por la parte materna: a pesar de que el espermatozoide tiene mitocondrias, éstas son inactivadas y destruidas después de que el espermatozoide entra al ovocito. Las mitocondrias en el espermatozoide le permiten obtener energía para poder nadar y transportarse hasta las trompas de Falopio; en el ovocito, son importantes no sólo para el desarrollo del ovocito mismo, sino del embrión y posteriormente, de la persona en quien se convierte el embrión. Un ovocito con mitocondrias deficientes posiblemente no  podrá ser fecundado o el embrión podría morir muy pronto. Es posible que una persona tenga mitocondrias dañadas en algunas células; este daño a las mitocondrias es producto de mutaciones espontáneas y se considera que 1 de cada 5,000 a 10,000 personas tiene alguna enfermedad mitocondrial. Dependiendo de qué células sean, podrá tener dolor y/o debilidad muscular, enfermedades gastrointestinales, crecimiento deficiente, enfermedades del hígado, diabetes, epilepsia, problemas en el sistema endócrino, respiratorio, en el cerebro, etc.

Si una mujer tiene alguna enfermedad mitocondrial, es posible que no pueda tener hijos o que esos hijos tengan enfermedades debilitantes y sin cura. La mejor opción hasta el momento es que se tome un ovocito de una mujer sana y se le quite el núcleo; ese núcleo se reemplaza con el núcleo de un ovocito de la mujer con enfermedad mitocondrial que quiere ser madre. Ese ovocito, que tendrá genes nucleares de una persona y mitocondriales de otra, se fecunda in vitro con un espermatozoide. Al final, los embriones resultantes tendrían genes de tres personas: genes en el núcleo, del padre y la madre, más los mitocondriales de la donadora. Esto de hecho se intentó hace varios años pero no tan específicamente; lo que se hizo fue trasferir un poco de material del citoplasma  del ovocito (el “líquido” en la célula, que incluye mitocondrias) y se vio que incrementaba la posibilidad de lograr un embarazo. Hay unos cuantos adolescentes que deben su vida a esta técnica. Y no, ninguno es un monstruo ni tiene ninguna característica que muestre que tiene tres padres (o incluso una “persona genéticamente modificada”). Actualmente se sabe exactamente cuál era el problema en esos casos (la mitocondria, no el citoplasma) y se tienen las técnicas para hacerlo. No se está realizando rutinariamente, pero podría usarse como el método de preferencia para mujeres con enfermedades mitocondriales. Por el momento se está debatiendo en varios niveles, incluyendo los éticos (¿es un tipo de eugenesia? ¿Qué derechos tiene, en su caso, la donadora de mitocondrias?) así como los médicos (¿Qué efecto tiene en la persona a nivel genético? ¿Qué rasgos físicos o de personalidad podrían ser influenciados? ¿Qué riesgos presenta?) Otro reto, nada sencillo, que se tiene es cómo presentarlo a la población sin ocasionar espanto.

En cuanto al trasplante de tejido, hay dos tipos y ambos son menos similares a Frankenstein, y, por lo tanto, tal vez sean más fáciles de aceptar para la población en general: trasplante de tejido de los ovarios y trasplante de útero, ambos en fase experimental. En 2005 nació el primer bebé (una nena) después de un trasplante de tejido ovárico. Esto sólo se ha logrado con hermanas gemelas idénticas, y las razones van desde que la mujer haya pasado por menopausia extremadamente prematura (a los 14 años en un caso) o debido a algunas enfermedades que afecten los ovarios. Otros casos de trasplante de ovario exitoso han sido cuando a una mujer que va a ser sometida a quimioterapia o trasplante de otro órgano y hay posibilidad de que el tratamiento cause infertilidad, se le quita el ovario antes del tratamiento y se le regresa cuando ya terminó. Hasta la fecha, han sido demasiados pocos casos como para poder estimar las posibilidades de éxito, pero se ha logrado que el embarazo sea natural, sin tratamiento hormonal ni fertilización in vitro. Los resultados de cualquier manera son muy esperanzadores y el tejido no parece tener un tiempo de “caducidad” muy corto: una mujer pudo embarazarse de manera natural dos veces después de haber recibido un trasplante de tejido ovárico.

En cuanto al trasplante de útero, se ha logrado con donadoras que han sido desde parientes inmediatas (la madre) pero también con mujeres sin parentesco entre sí. Las mujeres que utilizarían esta técnica son aquéllas que nacieron sin útero o cuyo útero es dañado por cáncer u otra enfermedad. En los pocos casos reportados, los embarazos se han logrado mediante fertilización in vitro (con ovocitos de la madre que finamente quedará embarazada). El primer nacimiento después de un trasplante de útero fue en septiembre del 2014, así que esta técnica está en sus inicios. No deja de tener los mismos riesgos que el trasplante de cualquier otro órgano.

Las parejas que enfrentan este tipo de situaciones tienen que plantearse opciones muy difíciles incluyendo cuánto tiempo o qué tanto esfuerzo realizarán… en qué momento es preferible decidirse por no tener hijos, o adoptarlos. Ustedes, ¿se han planteado que harían o qué hubieran hecho en el caso de que tenga problemas de fertilidad o por alguna enfermedad sean necesarias medidas extraordinarias para lograr un embarazo?

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

¡Hola! ¡Tus comentarios son bienvenidos!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s