Archivo de la etiqueta: fertilizacion in vitro

Los bebés sintéticos

"Bebé de probeta"

Los diseñadores Dolce y Gabanna crearon una controversia cuando Domenico Dolce dijo: “Naces y tienes un padre y una madre. O al menos esto debería ser así, por eso no me convencen aquellos que yo llamo ‘hijos de la química’, ‘niños sintéticos’. Úteros de alquiler, elegidos de un catálogo”. Hay que considerar que ellos son homosexuales, así que no fue un comentario homofóbico, sino más bien tradicionalista.

Obviamente son opiniones de alguien que no tiene poder a nivel legislativo, ni religioso. Pero sí representan una parte de la población que no deja de mirar con suspicacia las técnicas de reproducción asistida. Así que creo que vale poner mi grano de arena: Hay muchísimas personas en el mundo que no pueden tener hijos de forma “natural”. Muchas, por subfertilidad o infertilidad (alrededor del 25% de las parejas en edad reproductiva). Otras, porque no tienen pareja en el momento en que están preparados para tener un hijo. Otras más, porque son homosexuales y obviamente no hay padre o madre presente. Otras más, por cuestiones de salud, ya sea porque han pasado por tratamientos, como el tratamiento contra el cáncer que puede provocar infertilidad, o porque tienen alguna enfermedad que pondría en riesgo su vida en caso de embarazarse.

Hace unos meses estábamos pensando en solicitar un donativo para crear un método de selección de espermatozoides que fuera más parecido al “natural”. Una excelente justificación sería demostrar que los niños nacidos con las técnicas actuales tienen problemas fisiológicos o de aprendizaje, o del desarrollo… y no encontramos ningún artículo que mostrara resultados adversos y que fuera lo suficientemente sólido como para justificar nuestro estudio.

A nivel biológico, no se ha encontrado ninguna diferencia significativa entre los niños nacidos por medio de técnicas de reproducción asistida. Obviamente no son “sintéticos”. Son tan humanos como tú o yo. Algunos reportes sí muestran diferencias, pero no es posible diferenciar si es causado por  las técnicas, la edad de los padres, o por la misma infertilidad, o por alguna otra razón de salud. La forma óptima de demostrarlo sería tener un grupo de mujeres jóvenes y completamente fértiles y sanas, cuyas parejas fueran igualmente jóvenes y fértiles y sanos, y separarlas al azar entre las que utilizarían alguna técnica de reproducción asistida y otras que se embarazarían de forma “natural”. Como se podrán imaginar, tal grupo no existe… nadie usa técnicas de reproducción asistida por capricho.

Creo que nadie puede juzgar a una pareja que decide usar una técnica de reproducción asistida para tener un hijo biológico. Mucho menos se puede juzgar al hijo. Todo el proceso, desde sospechar que uno es subfértil o infértil, hasta el nacimiento del deseado hijo, es extremadamente estresante. Ese estrés puede llevar a un círculo vicioso, previniendo el mismo embarazo. Comúnmente se llega a la decisión de utilizar un embarazo subrogado cuando la mujer no sólo no puede concebir, sino que no podría tampoco soportar el embarazo. El embarazo subrogado también es estresante para los padres biológicos, porque el estilo de vida, el cuidado prenatal, la alimentación, etc., de la madre subrogada juegan un papel importantísimo y sin embargo los padres biológicos no pueden tener el control que desearían o el que ellos tendrían en caso que la madre biológica sí fuera la embarazada.

Es muy fácil decir “pues que adopten y ya” pero quien lo dice no sabe lo que conlleva una adopción, no tanto a nivel psicológico, sino burocrático. Pueden pasarse años esperando y terminar con los brazos vacíos. Uno puede decidir qué hacer en su caso particular. Pero el invadir la privacidad de otros es muy dañino y nada benéfico. Como sociedad, debemos evitar inmiscuirnos de esta forma en las vidas ajenas… si no vas a ayudar, por lo menos no estorbes.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Infertilidad

¿De dónde salieron tantos gemelos?

Los gemelos no eran muy comunes… no encontré datos para América Latina, pero cuando yo era chica, viviendo en una ciudad relativamente grande del centro de México, sólo conocía a dos pares de gemelos. En Estados Unidos comenzaron a llevar un registro en 1915 y en ese entonces la tasa de gemelos era de un par de gemelos por cada cien bebés nacidos, o sea 2% de los bebés eran gemelos. Esa tasa siguió estable hasta 1980. Ahora es uno de cada 30, o sea, 3.33% de los bebés son gemelos. Ese “ligero” cambio de 2 a 3.3% significa que 1,009,337 gemelos “de más” nacieron entre 1981 y 2012. ¡Un millón de niños más!

 Imagen

Los Centros para el Control de Enfermedades (CDC) se interesan por los gemelos, porque en general esos bebés nacen prematuros y con bajo peso: Por ejemplo, el nacimiento de un bebé único es en promedio a las 40 semanas a partir de la última menstruación, o 38.6 semanas gestacionales (a partir de la fecundación) y el peso es de 3.3 kilos o más. En cambio, con gemelos se trata de 35 semanas gestacionales y 2.3 kilos de peso, y disminuye aún más para trillizos: 32 semanas y 1.66 kilos. Tanto el nacimiento prematuro como el bajo peso al nacimiento son factores de riesgo para muchas enfermedades y trastornos. Durante el embarazo también hay mayor probabilidad de que se presente preeclamsia, problemas de la placenta y diabetes gestacional. Además, en muchos casos se necesita o se programa desde un inicio una cesárea para evitar complicaciones, lo que representa riesgos adicionales para la madre y los bebés. Así que a nivel de salud pública, un “exceso” de gemelos puede ser problemático.

 

Los dos factores de mayor peso en la alza en la incidencia de gemelos son, por una parte, el que las mujeres tengan hijos a mayor edad: cerca de la menopausia, los ciclos se vuelven irregulares y tanto es posible que no se ovule en un ciclo, como que se produzca más de un óvulo (ovocito) en un mes. A esto se le atribuyó una tercera parte del incremento. Pero las otras dos terceras partes se cree que se debe a los tratamientos de infertilidad, especialmente los medicamentos para estimular la ovulación que pueden producir una ovulación múltiple, y la fertilización in vitro (FIV), cuando se acompaña de la implantación de dos o más embriones.

 

Sin embargo, en los tratamientos de FIV se está tendiendo a disminuir el número de embriones que se transfieren, ya que una gran cantidad de investigación ha mostrado que la posibilidad de embarazarse no se incrementa si se transfieren más embriones. De hecho, en otros países se prohíbe transferir más de dos embriones, algunos otros más de uno. Si bien en EEUU no está prohibido por ley transferir un cierto número de embriones, la Sociedad Estadounidense de Medicina Reproductiva sí emitió lineamientos donde recomiendan la transferencia de menos embriones, especialmente en mujeres jóvenes (son más fértiles y tienen mayor probabilidad de que un embrión se implante exitosamente y se produzca un embarazo). De hecho, en un 10% de los tratamientos, se está transfiriendo un solo embrión.

 Imagen

Por cierto que con FIV generalmente se trata de gemelos fraternos, es decir, dos óvulos (ovocitos) fecundados por dos espermatozoides diferentes. Pero con los medicamentos de inducción de ovulación pueden incrementar ambos tipos de gemelos, fraternos e idénticos.

 

¿Notas diferencias entre el número de gemelos que conociste cuando chico/a y el número de gemelos actual? ¿Eres gemelo o tienes hijos gemelos?

Deja un comentario

Archivado bajo Fertilizacion, genetica